Asociación de personas con espondilitis, artritis y enfermedades reumáticas de Aranjuez

APER de Aranjuez

C/ Zorzales, 15 - 28300 Aranjuez (Madrid)
Horario: Jueves laborables a partir de las 18 horas

TAMBIEN PUEDES LLAMARNOS CUANDO QUIERAS
Teléfono de contacto: 628 747 764
Correo Electrónico: aper.de.aranjuez@gmail.com

La inmunoterapia reduce el riesgo cardiovascular en la artritis reumatoide

13.07.2016 00:00

La inmunoterapia reduce el riesgo cardiovascular en pacientes con artritis reumatoide, según un estudio presentado en el foro 'Frontiers in CardioVascular Biology' (FCVB) 2016, que se celebra en Florencia, Italia, por la profesora Aida Babaeva, jefa del Departamento de Medicina Interna de la Universidad Estatal de Medicina de Volgogrado.

La combinación de dos fármacos anti-citoquinas en muy bajas dosis reduce actividad de la enfermedad y los eventos cardiovasculares. "La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune en la que las citoquinas, como el factor de necrosis tumoral (TNF) y el interferón (IFN), que normalmente protegen el cuerpo, atacan las células sanas --explica Babaeva--. Los pacientes tienen las articulaciones dolorosas e inflamadas y también están en mayor riesgo cardiovascular, sobre todo si su artritis reumatoide no se controla".

Investigaciones previas de Babaeva mostraron que el tratamiento con fármacos anti-citoquinas puede disminuir la actividad de la artritis reumatoide. Dosis extra bajas de anti-TNFalfa reducen los niveles de mediadores inflamatorios y citocinas, como la proteína C-reactiva (CRP), el factor reumatoide, TNF, interleucina-1 (IL-1) e interleucina-6 (IL-6). El efecto fue más evidente y se desarrolló antes cuando los pacientes fueron tratados con una combinación de anti-TNFalfa y anti-IFNalfa, ambos en dosis extra-bajas. El presente estudio investigó el impacto de la combinación de los fármacos sobre los eventos cardiovasculares en 68 pacientes que habían sufrido artritis reumatoide activa durante al menos cinco años. Los pacientes fueron asignados al azar para recibir la combinación de anti-TNF y anti-IFN más el tratamiento estándar modificador de la enfermedad (38 pacientes) o placebo más la terapia estándar (30 pacientes). Durante los tres años de seguimiento, los investigadores monitorizaron la actividad de la enfermedad de la artritis reumatoide y los eventos cardiovasculares. Los pacientes que tomaron la combinación de anti-citoquinas tenían una puntuación más baja de la actividad de la artritis reumatoide y una disminución más acusada de la IL-1, IL-6 y TNF que en el grupo sólo con el tratamiento estándar. La incidencia de eventos cardiovasculares (angina inestable, crisis hipertensiva severa y deterioro de la insuficiencia cardiaca crónica) fue más del doble en el grupo al que se suministró sólo la terapia convencial de fármacos para el control de la enfermedad (37%) en comparación con aquellos a los que también se les administraron anti-citoquinas (13%).

Fuente FAMMA